Impacto del Clima Espacial en las Redes de Transmisión Eléctricas (Apagones)

image_pdfimage_print

El pasado 3 de agosto sufrimos un gran apagón en Uruguay que  afectó a la mayor parte del país. También ese mismo día tuvimos una tormenta solar relativamente importante que pegó en la tierra desde las primeras horas del día y se mantuvo hasta las primeras horas de la tarde, aproximadamente.

http://www.swpc.noaa.gov/
http://www.swpc.noaa.gov/

Aún no se sabe las causas del apagón, pero desde el punto de vista científico, a priori, una de las causas posibles es el efecto de las tormentas solares. Los flujos espaciales de partículas cargadas, y la especial sensibilidad de zonas como el Uruguay, inmersos en la anomalía magnética del atlántico sur hacen de este problema una amenaza real.
La anomalía magnética del atlántico sur es un fenómeno del campo magnético terrestre que causa que una zona importante de la tierra carezca de un campo magnético suficientemente fuerte para protegernos de la entrada de partículas del espacio.

Steve Snowden (US ROSAT Science Data Center)
Steve Snowden (US ROSAT Science Data Center)

La zona de la anomalía magnética viene siendo estudiada desde hace varios años tanto por científicos Uruguayos como extranjeros.
Uno de los efectos de la anomalía magnética es la posibilidad de que flujos de partículas cargadas provenientes del sol puedan llegar a la superficie de la tierra.
El tiempo espacial o “tormentas solares” pueden causar problemas en la Tierra. Esto afecta principalmente a los sistemas eléctricos y electrónicos. https://en.wikipedia.org/wiki/Space_weather Por ejemplo durante las tormentas solares es común que los sistemas de GPS tengan dificultades para conectarse a los satélites y puedan tener errores mayores a los habituales. Incluso pueden estropear nuestros sistemas de suministro eléctrico, en particular las largas líneas de trasmisión de alta tensión. A veces grandes tormentas de clima espacial pueden causar apagones masivos en grandes áreas. En marzo de 1989 seis millones de personas en el este de Canadá perdieron su energía eléctrica durante nueve horas a causa de una tormenta espacial muy grande. https://en.wikipedia.org/wiki/March_1989_geomagnetic_storm En Halloween del 2003 el Reino Unido, Suecia y Sudáfrica fueron fuertemente afectados por las tormentas solares y en particular Sudáfrica sufrió destrucción de varios transformadores. http://www.nasa.gov/topics/solarsystem/features/halloween_storms.html
Los sistemas de transmisión eléctrica (redes de alta tensión) están diseñados para transportar diferencias de potencial (voltaje) de corriente alterna (CA). Los sistemas de transmisión eléctricos utilizan la electricidad de muy alta tensión para transmitir energía a largas distancias. De esta forma la corriente es relativamente baja para transmitir la misma cantidad de potencia. La corriente alterna permite a su vez reducir ciertos tipos de pérdidas en las líneas de transmisión. Luego la alta tensión es transformada a baja tensión para disminuir la peligrosidad de las líneas y los requisitos de aislación, desde las centrales hasta los hogares de las personas y para las empresas. Los transformadores son dispositivos que convierten la energía eléctrica alterna de alta tensión a baja tensión de la electricidad también alterna. No funcionan con corriente continua. Incluso la existencia de corriente continua a través de ellos puede afectar su capacidad de transformación y de transmisión de potencia.
Las tormentas espaciales pueden causar grandes flujos de electricidad con variaciones muy lentas que se comportan como corriente continua (CC) en los cables de transmisión de energía y en la superficie y las líneas de tierra. Esto hace que, si no se mide y controla, las redes de transmisión eléctricas de larga distancia pueden incluir corrientes continúas parásitas debido a la llegada de partículas cargadas del espacio.
Los transformadores funcionan bien con la electricidad de CA, pero se dañan o pueden destruirse si demasiada electricidad CC fluye a través de ellos. Esto puede suceder durante las grandes tormentas de clima espacial. Si muchos transformadores fallan a la vez, todo el sistema eléctrico en una gran superficie puede quedar fuera de servicio hasta que se puedan cambiar los transformadores. De esta forma el clima espacial puede provocar un apagón de grandes dimensiones.
Para prevenir esto las empresas de electricidad deben tener medidores y sistemas de alarma que indiquen las corrientes de continua que hay inducidas dentro de la red eléctrica, para poder tomar las medidas preventivas y rediseñar la distribución de la corriente eléctrica para disminuir el problema y evitar la caída de las líneas y la destrucción de los transformadores.
Según tenemos entendido, UTE (La empresa eléctrica de Uruguay) no posee este tipo de sistemas.

 

Sobre la Historia Sísmica del Uruguay

image_pdfimage_print

Publicación en UY.PRESS http://www.uypress.net/uc_69655_1.html

Columna de Ciencia y Tecnología

Leda Sánchez

17.06.2016

Durante muchos años se creyó que Uruguay estaba libre de desastres naturales. Incluso esto fue base de spots publicitarios sugiriendo que los riesgos que sufrimos se deben mayormente a otras causas, muchas generadas por nosotros mismos.

Pero acontecimientos recientes tanto en nuestro país como en otras partes del mundo, nos hizo reflexionar y ponernos a estudiar si efectivamente estamos tan aislados de la ocurrencia de esas calamidades, y para nuestra sorpresa nos encontramos con que estábamos completamente equivocados.

En el tema sismicidad, las fuerzas internas de la tierra causan movimientos y tensiones en toda su corteza. La escala de estas dinámicas es tal que no hay punto de la tierra que se pueda considerar libre de estos fenómenos. Podemos encontrar algunos lugares que tienen una baja probabilidad de que ocurran sismos, mientras que en otros pueden ser muy comunes. Pero no existe ningún lugar donde no ocurran, y nuestro territorio no es ajeno a ello.

Los registros históricos que hoy tenemos son mayormente de los medios de prensa. Debido a políticas de la corona Española no había diarios hasta la creación de la Estrella del Sur por el gobierno inglés de Montevideo en 1807, en las segundas invasiones inglesas.

A continuación enumeramos los eventos más significativos percibidos en Uruguay.

El 9 de agosto de 1848 a las 18:35 hora local ocurre un temblor muy importante con epicentro estimado en la cuenca de Punta del Este, próxima a Montevideo. Además ocurrieron varias réplicas en los días posteriores y hasta el 11 de setiembre siguiente. Se estima que el temblor fue de V o VI en la escala modificada de Mercalli. Se sintió el temblor en la Fortaleza del Cerro, y tembló e incluso se percibió en la Ciudad de Buenos Aires.

El 14 de enero de 1884 a las 7:30 am un Tsunami golpea la costa sur de Uruguay, el fenómeno duró aproximadamente 15 minutos e inundó parte de la ciudad de Montevideo. El tiempo era bueno, la dirección de la ola fue desde la costa patagónica y varias personas se ahogaron en el lado sur de la ciudad.

El 5 de Junio de 1888 a las 00:20 se registró un sismo de magnitud estimada 5,5 en la escala Richter; con un epicentro a 14 kilómetros al Sudoeste de Colonia. Fue un sismo muy importante, con varias réplicas que causó pánico en toda la región El sismo se percibió tanto en Buenos Aires como en Montevideo, y hasta a 400 kilómetros del epicentro. También hay registros de un tsunami (seiche) en las costas de Colonia, dejando varado por un tiempo al vapor Saturno que hacía el trayecto Montevideo-Buenos Aires.

Hubo otros eventos cuyo epicentro es distante al Uruguay pero que se percibieron de manera considerable y de los que se tiene registro por la prensa, libros y distintos observatorios sismológicos (27 de octubre de 1894, 13 de junio 1907, 17 de diciembre de 1920).

Otro evento cuyo epicentro lo disputamos con nuestros vecinos de Argentina fue el que ocurrió el 4 de enero de 1948 a las 13:45 y que fuese registrado en la ciudad de Bella Unión (Artigas).

El 26 de junio de 1988 a las 3:24 horas de la madrugada ocurrió un evento que se dejó sentir en la zona de Punta del Este y Maldonado, causando cierto grado de alarma general. La zona del epicentro se localizó en la costa este del Uruguay.

Otro sismo ocurrió el 10 de enero de 1990 a las 22:30 con una intensidad de III en la escala modificada de Mercalli. El mismo afectó la localidad de La Paloma en el Departamento de Durazno, y seguramente esté vinculado al volumen de agua de la represa Rincón del Bonete.

En el año 2013, por primera vez en la historia del Uruguay, en el marco de la creación de un observatorio geofísico con el objeto de monitorear la actividad magnética y sísmica, instalamos el primer sismómetro y los primeros magnetómetros en un predio cercano a la localidad de Aiguá, Maldonado. Esto permitió tener durante dos años un registro continuo y en tiempo real de la actividad sísmica de nuestro país. En dicho período, registramos algo más de 30 eventos, todos ellos de baja magnitud pero señalando la existencia de actividad sísmica. Algunos de estos eventos fueron lo suficientemente significativos como para que vecinos cercanos al epicentro los sintieran y en algunos casos nos lo comunicaron.

El último, que aún es un misterio, es el que ocurrió el pasado 23 de marzo de 2016 a las 23.26 horas en la zona entre Punta de Lobos y Punta del Tigre, en la costa oeste de Montevideo. Fue un evento muy localizado que se sintió desde el Cerro, al Este y hasta Santa Catalina, al Oeste; y desde la costa hasta Camino Sanfuentes, al Norte. Vibraron techos y paredes, cayeron cosas de estantes, se rompieron vidrios, rajaduras de planchadas, hubo alguna rotura en edificaciones y una alarma en la población.

Si consideramos el que probablemente fue el mayor evento registrado, el del 5 de junio de 1888, afectó a una ciudad de edificios coloniales. Esto eran edificios de no más de dos plantas, de gruesas paredes de ladrillo, techos y pisos livianos, con poco mobiliario y estructuras sencillas. Las viviendas más precarias de los grupos más humildes eran de estructuras muy livianas y con muy poco riesgo en caso de caerse. Pero creemos que si esto ocurriera hoy, las estructuras de muchos edificios modernos altos podrían no soportar este nivel de movimiento y que una parte importante de la ciudad estaría comprometida al igual que las viviendas más humildes. No podemos saber cuándo puede ocurrir un evento de estos. En algunos lugares se puede estimar los períodos de recurrencia. Esto es que los eventos significativos tienden a repetirse cada un período más o menos bien determinado. Pero debido a la baja probabilidad de ocurrencia, a nuestra corta historia y a lo poco que se han estudiado estos problemas, no tenemos los registros adecuados para poder determinar el nivel de riesgo ni la probabilidad de que pueda ocurrir un evento de esta naturaleza. Sí sabemos que hay estructuras geológicas (tectónicas) que causaron estos eventos y que podrían volver a suceder en el futuro.

Un temblor puede tener diferentes efectos dependiendo de la zona, posible distancia al evento y efectos de sitio. La microzonificación sísmica se define como la identificación del comportamiento de pequeñas zonas sísmicas con respecto a algunas características geológicas y geofísicas de los sitios, tales como la resonancia sísmica, la susceptibilidad a la licuefacción, deslizamientos de tierra y el peligro de caída de rocas, o inundaciones relacionadas con el evento, etc. La resonancia sísmica se debe a que las ondas se ven “atrapadas” por un medio, por ejemplo una zona de sedimentos entre la superficie y el sustrato de roca, y resuenan dentro de esa área de forma que los “ecos” se suman a las ondas y causan una amplificación del movimiento en la superficie. Esto puede variar según sea la profundidad del sedimento, la frecuencia fundamental del sismo, y la velocidad de transmisión de las ondas en el medio sedimentario.

Mediante estudios o mediciones se puede estimar la respuesta de las capas de suelo bajo excitaciones sísmicas y por lo tanto la variación de las características de un mismo temblor en la superficie de las diferentes zonas. De esta manera se puede determinar zonas que tengan un mayor o menor nivel de riesgo en caso de que ocurran cierto tipo de eventos. Ya hemos registrado grandes variaciones en la microzonificación en la ciudad de Montevideo. En algunas, simplemente el ruido generado por el tránsito se ve amplificado por resonancia. En otros esto se incrementa por variaciones de la napa de agua, haciendo que el terreno se eleve o baje según el nivel del agua debajo de la superficie, generando tensiones en los edificios que causan debilitamiento de las estructuras. En general las zonas con mayor cantidad de sedimentos son más susceptibles, debido a resonancia sísmica.

Los cambios en los niveles de aguas subterráneas pueden generar temblores significativos debido a cambios estacionales o por explotación de pozos, lo que causa cambios en las tensiones subterráneas y eventualmente desmoronamientos de esas estructuras.  Estos sismos son muy localizados pero pueden tener intensidades considerables y afectar estructuras edilicias. Estos son similares a los causados por fracking en la explotación de hidrocarburos.

Todos estos eventos, sumados al conocimiento actual de la geología del Uruguay, más el conocimiento de ciertos procesos geológicos, nos hace sospechar de algunas posibles fuentes de sismos tanto para los que ocurrieron en el pasado como los que seguramente ocurrirán en el futuro. Nuestro objetivo, entre otros, es lograr una comprensión de las causas de la sismicidad en el Uruguay, que nos permita prever la probabilidad de ocurrencia y de magnitud de los posibles futuros eventos, lograr un conocimiento de la vulnerabilidad de las obras civiles y los factores de microzonificación que pueden hacer que el impacto sea más fuerte en algunos lugares que otros. Esto nos permitirá estimar y sugerir las medidas adecuadas para que las construcciones y otras obras puedan soportar la mayor cantidad posible de eventos que puedan ocurrir, y que la población del Uruguay siga indemne ante estos eventos en el futuro.

Leda Sánchez – Licenciada en Geología, Doctora en Ciencias Geológicas. Prof. Agregada del Instituto de Ciencias Geológicas, Facultad de Ciencias. Investigador Grado 5 de PEDECIBA Geociencias, Investigador SNI Nivel II.

leda@fcien.edu.uy

Artículo en El País sobre el informe y el sismo.

image_pdfimage_print

http://www.elpais.com.uy/informacion/temblores-cerro-pudieron-terremoto.html

OBSERVATORIO GEOFÍSICO

Temblores en el Cerro pudieron ser un terremoto

Permanece la incógnita acerca de las causas que provocaron temblores de tierra el pasado 23 de marzo en Casabó, Cerro, Punta Sayago y Punta Yeguas. Un informe del Observatorio Geofísico de Uruguay de la Facultad de Ciencias presenta los sismogramas del principal evento, ocurrido a las 23:26 horas, y analiza una serie de respuestas dadas por vecinos.

15 jun 2016

A poco de darse el sismo, la hipótesis principal lo vinculaba con la construcción de la regasificadora, lo que venía provocando movimientos de tierra. No era difícil que por eso algunas grandes rocas se desprendieran y provocaran el temblor.

La doctora Leda Sánchez, geóloga integrante del Observatorio Geofísico, dijo ayer a El País que en función de lo sostenido por la gente de los lugares afectados, ya no le quedó tan claro que la causa fuera de carácter antrópico (como una voladura de canteras o el paso de vehículos pesados), sino natural, o sea por desplazamientos de rocas. Pero al haberse dado en un espacio muy localizado, no es posible sentenciar por qué hubo temblores.

“Lo primero que pensamos cuando miramos la señal del evento fue que había habido una explosión. Pero como la distancia desde la estación donde estábamos registrando hasta donde fue el evento era muy pequeña, queda la duda de si hubo una explosión o un fenómeno natural”, explicó.

Los testimonios que denunciaron otros temblores previos y posteriores al de las 23:26 también permiten conjeturar que se dio un movimiento precursor, otro principal y dos réplicas. Pero esas señales no quedaron en el sismómetro de la Facultad de Ciencias, acaso debido a los ruidos que se dan en el propio establecimiento.

Ver informe en http://ogu.fcien.edu.uy/2016/06/15/informe-evento-uy20160323-casabo/

INFORME EVENTO UY20160323 -CASABÓ

image_pdfimage_print

Montevideo, 24 de mayo de 2016

INFORME EVENTO UY20160323 -CASABÓ

Magnitud: IV- V (VI) (Mercalli modificada*)
Hora: Hora Local en la Zona del Epicentro (hora obtenida usando el protocolo NTP)
23 Mar 2016 23:26:25
Duración: 9”
Coordenadas: sin datos
Profundidad: sin datos
Ciudades Cercanas al epicentro: Montevideo
Barrios/Puntos de referencia: Casabó, Cerro, Punta Sayago, Punta Yeguas.
Error en la Localización: sin datos
Código de Identificación del Evento: UY20160323

Estación provisoria localizada en Facultad de Ciencias. El OGU informará en relación a cualquier modificación de los parámetros expresados, dejando claro que se trata de una ampliación de la información.

La zona de interés es la establecida entre la calle Egipto (rambla a la bahía del cerro), Carlos María Ramírez, Camino Cibils, Cno. Sanfuentes, Cno. Antártida Uruguaya y la costa desde Punta Yeguas hasta Punta del Rodeo. Y desde la costa unos 1800 metros dentro del Río de la Plata hacia el Sur.

El Observatorio cuenta con un sismómetro Guralp que estaba provisoriamente instalado (20/05/2016) en el segundo piso de la Facultad de Ciencias. El otro aparato registrando es un acelerómetro Guralp instalado en Sarandí del Yí.

Se muestra a continuación los sismogramas del evento registrado a las 23:26 sin filtrar y con distintos filtros:

La distancia del sensor al evento son aproximadamente 15 km en dirección N82º – N85º.

Espectros del eventoUY20160323

Sin Filtro
04-casabo

Low Pass 1-5 Hz

03-casabo

02-LP-1-5

01-sin-filtro

 

Datos recogidos

Hay diferentes percepciones dependiendo de la zona, posible distancia al evento y efectos de microzonificación. La microzonificación sísmica se define como la identificación del comportamiento de pequeñas zonas sísmicas con respecto a algunas características geológicas y geofísicas de los sitios tales como la resonancia sísmica, la susceptibilidad de licuefacción, deslizamientos de tierra y el peligro de caída de rocas, o inundaciones relacionados con el evento, etc. Mediante estudios o mediciones se puede estimar la respuesta de las capas de suelo bajo excitaciones sísmicas y por lo tanto la variación de las características de un mismo temblor en la superficie de las diferentes zonas.

Las encuestas sugieren que hay grandes variaciones en la microzonificación para estos eventos y que algunos lugares no sintieron vibraciones significativas mientras a pocos metros las vibraciones fueron muy fuertes. En general las zonas con mayor cantidad de sedimentos o relleno fueron más susceptibles, probablemente debido a amplificación sísmica.

El evento principal ocurre el 23 de marzo de 2016 a las 23:26. Los primeros en llamar a los bomberos son un par de vecinos, pero al no poder explicar el origen de lo que percibieron, los bomberos no acudieron. El movimiento causa alarma entre la población que salen de sus casas para verificar qué había sucedido. Por ejemplo: https://youtu.be/J0Gwwpeyl0E

Hay al menos una entrevista que asegura un primer evento a las 23:10. Pero no hay otras evidencias.

La guardia de seguridad de las obras de la regasificadora llama a la 01:30 del día 24 diciendo que había explosiones debajo de ellos. Otros vecinos también sintieron el segundo evento, mucho más tenue que el primero. Algunos vecinos comentaron que hubo un tercer evento aún mucho más suave a las tres de la mañana. Esto sugiere que los eventos más allá de la diferencia de magnitud no se sintieron con intensidad similar en la zona, por lo que pudieron ser tres o más con origen similar.

Ver por ejemplo que el de la 01:30 causa alarma en el establecimiento de la regasificadora pero se siente muy leve en la zona de Casabó y casi no se siente en el resto de la zona en cuestión. Ver: http://www.subrayado.com.uy/Site/noticia/54412/denuncian-temblores-de-tierra-y-explosiones-en-santa-catalina-y-casabo

Si bien hay informes periodísticos de que se llamó a Bomberos a las 22:30, creemos que el evento fue una hora después. Ver: http://www.montevideo.com.uy/auc.aspx?303233

Vemos que muchas personas no tienen concepciones adecuadas para describir lo que sintieron, pues lo describen casi siempre como explosión, pero en realidad cuando se “explican” se refieren a la vibración pero sin ruido.

En algunos lugares hacen referencia a movimiento que vino desde abajo. ‘“Un estruendo que venía de abajo” según muchísimos vecinos, que salieron a la calle alarmados.’ Ver: http://municipalesuruguay.com/coordinacion-de-vecinos-del-oeste-de-montevideo-que-fue-lo-que-estallo/

Según los entrevistados, el estruendo se “escuchó” en varios lugares. Desde el Cerro de Montevideo, Casabó, Las Cadenas, Fortaleza, Santa Catalina, Villa del Cerro, Rincón del Cerro.

Parecía que una garrafa había explotado cerca de la casa….” “sin ruido de explosión” Muchas personas entrevistadas hicieron referencia a que sintieron el evento como si hubiera explotado una garrafa. Ese tipo de explosión sería una de baja frecuencia y corta duración. Como un soplido explosivo. Muchos salieron a ver si hubiera ocurrido a vecinos o en otra parte de la casa.

Si bien en la zona están acostumbrados a explosiones por diferentes razones (obras en los alrededores, canteras, actividades militares, etc), la mayor parte de los entrevistados indican que esta fue muy diferente a otras explosiones que hubo en la zona. Algunos sintieron como una explosión “rara”. La describen como una implosión. Indican en muchos casos que fue un movimiento muy superior en intensidad a otros que han experimentado.

Muchas personas hicieron referencia a que parecía que alguien corriera o algo hubiera caído en el techo de sus viviendas. Esto en general fue el caso de techos livianos de chapa. Esto sugiere que las vibraciones tenían una gran componente vertical, como las ondas S, de superficie. Esto también fue un factor que ayudó a que no hubiera más daños, pues muchas estructuras no hubieran soportado movimientos horizontales con esta intensidad.

Hubo muy pocas personas fuera de sus casas a la hora del evento. Algunas de estas personas expresan que la fuente del “ruido pareció moverse muy rápido”, que “se sintió como una onda que iba aumentando y pasó”. Algunos sugieren desde la costa hacia el norte. Una hipótesis es que el ruido era de las casas vibrando y que tardó segundos debido a que el sonido es mucho más lento que las ondas sísmicas. Entonces parece que el sonido viene desde un cierto lugar y se desplaza pero en realidad es el tiempo que tarda en llegar las vibraciones desde donde ocurren hasta quién lo percibe. Mientras que las ondas sísmicas se desplazan a más de diez veces la velocidad del sonido.

Había muy pocas personas en la costa. Sugieren que el agua estaba tranquila y que no hubo ondas en el río.

Los eventos fueron percibidos con diferente intensidad en diferentes lugares. En algunos lugares el movimiento fue mucho mayor que en lugares ubicados a pocas cuadras. Suponemos efectos de la microzonificación y muchas veces particularidades de las edificaciones en las que habitan los diferentes entrevistados.

Muchas de las personas en zonas más alejadas solo escucharon una explosión fuerte lejana. Muchos hacen referencia a un “trueno”, como que un estruendo, no como una explosión puntual sino que fue largo.  Otros entrevistados dicen que percibieron una explosión fuerte que causó vibración de ventanas, paredes y techos. La sacudida de tierra hizo que en muchos lugares vibren objetos grandes y fijos.

Varias personas sugieren que primero sintieron algo parecido a una explosión e inmediatamente después viene la vibración: “El susto y el ruido fueron tal que pensé que había explotado algo en la refinería de la teja. Primero el ruido de explosión luego la vibración…”. Algunos entrevistados sintieron un primer golpe y luego vibración que continuó unos segundos.

Varias personas dicen haber percibido las vibraciones al estar parados en el piso. “El sonido de la explosión fue similar al golpe de una roca” “Tenía los -pies descalzos sobre el -piso y sentí la vibración del suelo”. Otros sugieren que el evento fue paulatino, que no hubo una explosión, sino que fue una vibración larga: “Yo no sentí una explosión seca, fue paulatino”.

Al menos una persona sintió el ruido en un barranco detrás de la casa.

En algunas casas se cayeron cosas de las estanterías (vasos, adornos) u objetos que estaban apoyados a ventanas o paredes (tablas, cuadros).

En al menos dos casos hubo rajaduras a planchadas. Hubo varios casos de rajaduras de paredes.

Muchas de las construcciones de la zona tienen diferentes niveles de precariedad. Desde estructuras con aparentes diseños y refuerzos inadecuados, a estructuras muy livianas y de poca estabilidad.

Cuándo se preguntó la dirección en que percibieron el evento, es poco consistente, pero en su mayoría apunta desde el cerro hacia Casabó, y desde norte hacia la costa. Varias entrevistas sugieren propagación desde la costa.

Las personas entrevistadas rondan los 40 individuos y se registraron 22 lugares de la zona de interés.

A partir de las entrevistas surgiría que no se trató de un único evento, al menos una persona dice que percibió movimientos a las 23:10: “Ya que tienen registrado 23:26. Y esto yo lo sentí antes, como les comente 23:10 tengo la llamada a mi esposo que recién había sucedido”. El evento principal fue registrado a las 23:26. Hubo varios entrevistados que dijeron de otro de menor intensidad a la 01:30 del día siguiente. Dos entrevistados sugieren que hubo otro aún menos intenso a las 03:00

No ha sido posible identificar en el registro los eventos a los que hicieron referencia los entrevistados, esto se puede deber por el ruido de sitio sumado a que seguramente fueron de menor intensidad.

*Escala de Mercalli modificada: La escala de Mercalli se basó en la escala de diez grados propuesta por  Rossi-Forel, para medir los efectos de un sismo, siendo una de las primeras escalas para medir la intensidad de los eventos sísmicos. Mercalli revisó dicha escala y la modificó extendiéndola hasta doce grados. Se trata de una escala relativa, evalúa la percepción humana del terremoto o sismo. Se fundamenta en lo que sintieron las personas que vivieron el sismo y los daños producidos Es útil para recolectar información en zonas donde no hay sismómetros. Cuando se utiliza esta escala, se habla de grados de intensidad. Sieberg reformuló la escala (escala de Mercalli-Cancani-Sieberg, (MCS) que fue posteriormente modificada por  Wood y  Neumann en 1931, conocida como la escala de Mercalli-Wood-Neumann (MWN), y finalmente fue mejorada por  Richter y en la actualidad, la escala se conoce como la escala de Mercalli modificada (MM). Los niveles más bajos en la escala están relacionados por la forma en que las personas perciben el temblor, mientras que los más altos se vinculan al daño estructural observado.

Escala de Mercalli modificada

Grado Descripción
IMuy débil Imperceptible para la mayoría de las personas excepto en condiciones favorables.Aceleración menor a 0,5 Gal.
II -Débil Perceptible sólo por algunas personas en reposo, particularmente aquellas que se encuentran ubicadas en los pisos superiores de los edificios. Los objetos colgantes suelen oscilar .Aceleración entre 0,5 y 2,5 Gal.
IIILeve Perceptible por algunas personas dentro de los edificios, especialmente en pisos altos. Muchas personas no lo perciben como un terremoto. Los automóviles detenidos se mueven ligeramente. Impresión semejante al paso de un camión pequeño. Aceleración entre 2,5 y 6,0 Gal.
IVModerado. Perceptible por la mayoría de personas dentro de los edificios, por pocas personas en el exterior durante el día. Durante la noche algunas personas pueden despertarse. Perturbación en cerámica, puertas y ventanas. Las paredes suelen hacer ruido. Los automóviles detenidos se mueven con más energía. Sensación semejante al paso de un camión grande. Los objetos colgantes oscilan visiblemente. Se dejan oir las vibraciones de la vajilla, puertas y ventanas. Se sienten crujir algunos tabiques de madera. Muchas personas lo notan en el interior de los edificios aún durante el día. En el exterior, la percepción no es tan general. La sensación percibida es semejante a la que produciría el paso de un vehículo pesado. Aceleración entre 6,0 y 10 Gal.
VPoco fuerte Sacudida sentida por la mayoría de las personas aún en el exterior; en la noche muchas se despiertan, algunas piezas de loza o cristales de ventanas se rompen; pocos casos de agrietamiento de aplanados; caen objetos inestables. Los líquidos oscilan dentro de sus recipientes y aún pueden derramarse. Los objetos inestables se mueven o se vuelcan. Se observan perturbaciones en los árboles, postes y otros objetos altos. Es posible estimar la dirección principal del movimiento sísmico. Aceleración entre 10 y 20 Gal.
VIFuerte Sacudida sentida por toda la zona el o país. Algunos muebles pesados cambian de sitio y provoca daños leves, en especial en viviendas de material ligero. Se quiebran vidrios de las ventanas, vajilla y los objetos frágiles. Los juguetes, libros y otros objetos caen de los armarios. Se producen grietas en algunos estucos. Se hace visible el movimiento de los árboles, o bien, se les oye crujir.

Aceleración entre 20 y 35 Gal.

VIIMuy fuerte Ponerse de pie es difícil. Muebles dañados. Daños insignificantes en estructuras de buen diseño y construcción. Daños leves a moderados en estructuras ordinarias bien construidas. Daños considerables en estructuras pobremente construidas. Mampostería dañada. Perceptible por personas en vehículos en movimiento. Aceleración entre 35 y 60 Gal.
VIIIDestructivo Daños leves en estructuras especializadas. Daños considerables en estructuras ordinarias bien construidas, posibles derrumbes. Daño severo en estructuras pobremente construidas.Mampostería seriamente dañada o destruida. Muebles completamente sacados de lugar. Aceleración entre 60 y 100 Gal.
IXMuy destructivo Pánico generalizado. Daños considerables en estructuras especializadas, paredes fuera de plomo. Grandes daños en importantes edificios, con derrumbes parciales. Edificios desplazados fuera de las bases. Aceleración entre 100 y 250 Gal.
XDesastroso Algunas estructuras de madera bien construidas quedan destruidas. La mayoría de las estructuras de mampostería y el marco destruido con sus bases. Vías ferroviarias dobladas. Aceleración entre 250 y 500 Gal.
XI –Muy desastroso Pocas estructuras de mampostería, si las hubiera, permanecen en pie. Puentes destruidos. Vías ferroviarias curvadas en gran medida. Aceleración mayor a 500 Gal.
XIICatastrófico Destrucción total con pocos supervivientes. Los objetos saltan al aire. Los niveles y perspectivas quedan distorsionados. Imposibilidad de mantenerse en pie.

Referencias

  • Gutenberg, B. & Richter, C.F. (1956). Magnitude and energy of earth-quakes. Ann. Geofis., 9: 1-15
  • Hanks, T.C. &Kanamori, H. (1979). A moment magnitude scale. Journal of Geophysical Research, 84, B5: 2348-2350
  • http://earthquake.usgs.gov/learn/topics/mercalli.php

Por el Observatorio Geofísico de Uruguay,
Dra. Leda Sánchez Bettucci
ogu@fcien.edu.uy
099324564

INFORME PRELIMINAR DEL TEMBLOR 23/3/2016

image_pdfimage_print

Magnitud:    III-IV (Mercalli), intensidad estimada
Hora:    Hora Local en la Zona del Epicentro (hora obtenida usando el protocolo NTP) 23 Mar 2016 23:26:25
Duración:    9”
Coordenadas:    ND
Profundidad:    ND
Ciudades Cercanas al epicentro:    Cercano a Punta Yeguas
Error en la Localización:    ND
Código de Identificación del Evento:    UY20160323

Estación provisoria localizada en Facultad de Ciencias. El OGU informará en relación a cualquier modificación de los parámetros expresados, dejando claro que se trata de una ampliación de la información.

pta-yeguas

Evento Sísmico de Santa Catalina Casabó, Montevideo.

image_pdfimage_print

Montevideo, 24 de marzo de 2016

Estamos estudiando el Evento ocurrido anoche en la zona de Cerro Norte, Casabó y Santa Catalina. Agradecemos a todos los que hayan percibido el evento que llenen un cuestionario sencillo y nos digan lo que sintieron.Por favor llenar el siguiente formulario. http://goo.gl/forms/mwPzErZNgH

Equipo del Observatorio Geofísico de Uruguay, Facultad de Ciencias.

20160324_105536